gatos

Mi gato se rasca mucho ¿por qué lo hace?

mi gato se rasca

¿No os ha llamado la atención alguna vez la cantidad de tiempo que vuestro gato pasa acicalándose? Cuando mi gato se rasca más de lo normal, es evidente que hay algún problema. Vamos a descubrir las causas de ese picor extremo.

Causas de ¿por qué se rascan los gatos?

La gran mayoría de los gatos, sobre todo si son jóvenes, suelen sentir picor debido a distintas causas, las más comunes están relacionadas con el prurito y las alteraciones de la conducta:

El prurito: es el picor que se siente en todo el cuerpo, o sólo una parte, y que incita el deseo de rascarse; es señal de ciertas enfermedades de la piel de los gatos.

El diagnóstico del prurito puede depender de la localización de las lesiones, si es generalizado o no. Las causas más comunes de prurito en el gato son:

  • Causas de naturaleza alérgica: Las intolerancias o alergias causadas por alimentos y algunos tipos de dermatitis.
  • Causas de naturaleza no alérgica: infecciones bacterianas secundarias, pulgas, ácaros, algunos hongos que producen la tiña o enfermedades autoinmunes.

gatos se rasca

Las alteraciones de la conducta: cuando los gatos están bajo cuadros de estrés que le provocan ansiedad hacen que la conducta de acicalarse sea compulsiva y, como consecuencia de lamerse en exceso, provoca enfermedades en la piel del gato.

Cuando el gato se lame más de lo habitual, el pelaje se va deteriorando,  rompiéndose  o arrancándose; observándose zonas con el pelaje corto o sin pelo (alopecia), rubor, descamación u otros signos de irritación.

Muchas veces el dueño no se percata del exceso de acicalamiento ni ve directamente  las zonas alopécicas. La zona más propensa a hacerse visible de dichos síntomas es en el interior de las patas traseras.

Para cuidar su salud y evitar alergias o picores, asegúrate de utilizar la >> arena de pellets natural para gatos

¿Los gatos se rascan por pulgas o parásitos?

La presencia de parásitos externos es la primera causa de picazón en los gatos. Los parásitos más comunes son: pulgas, garrapatas, ácaros, picaduras de otros insectos entre otros.

Entre los parásitos que producen un picor extremo están las pulgas, seguido de las garrapatas. Detectar las pulgas  es muy sencillo, solo tienes que abrir un poco el pelo de tu gato con la mano hasta que se vea su piel y examinar distintas zonas de su cuerpo en busca de pequeños puntos negros que caminan muy deprisa o saltan. Esos pequeños puntos, son pulgas.

gatos se rascan por pulgas

Si se trata de garrapatas se detectan igual, la diferencia es el aspecto. Éstas son redondas, parecidas a un grano de color marrón oscuro.

La alternativa para atacar los parásitos, es suministrar un tratamiento antiparasitario eficaz, tres dosis mensuales, durante tres meses, manteniendo además el área del gato limpia y desinfectada.

También te puede interesar este artículo:  Bolas de pelo en los gatos. Un problema serio

Cuando mi gato se rasca las orejas, probablemente se deba a los ácaros: unos parásitos que se adhieren al cuerpo de los gatos principalmente en las orejas, y que se alimentan del tejido que se encuentra en el canal auditivo.

Las orejas de un gato son unos órganos muy sensibles y muchas veces sufren más por las heridas producidas por las uñas del gato al rascarse, que por los propios ácaros.

Los ácaros, al igual que los otros parásitos, son contagiosos, por lo que es de vital importancia tratarlos rápidamente, ya que causan mucho dolor al animal. Su tratamiento está principalmente compuesto por antibióticos (prescrito por el especialista) y, como prevención, limpiar su orejitas.

¿Cómo se deben limpiar sus orejas? Aquí te lo explicamos

gato tiene alergia y se rasca

¿Se rascan por alergia?

Las alergias son la segunda causa más frecuente de picor recurrente en gatos. Muchas de las causas son estacionales  y/o ambientales, pudiendo ser originadas en primavera por el polen de las flores. En otras ocasiones, son alimentadas por insectos, perfumes o ambientadores.

Detectar por qué mi gato se rasca tanto y qué tipo de alergia tiene es algo bastante complejo en realidad. Se debe ejecutar un exhaustivo estudio para descartar posibles alérgenos, por lo que debemos llevar a nuestro gato a realizarse un chequeo médico y que un profesional haga las respectivas pruebas.

El diagnóstico de estas alergias es bastante largo, puede llevar incluso algunos meses.

  • Alergias en la primavera, por el incremento de polen en el aire.
  • Alergia a algún producto que se encuentre en nuestra casa cómo por ejemplo el barniz de un mueble.
  • Al detergente que usamos para lavar la ropa.
  • También la saliva de las pulgas puede provocar una alergia denominada DAPP.

gato rascándose

Las alergias alimentarias son las más frecuentes y causan las alteraciones dermatológicas que se concentran en la zona del cuello y en la cara del gato. Su piel muestra enrojecimiento, descamación, pérdida de pelo, costras y úlceras.

Los gatos con alergia alimentaria sienten una aguda picazón y suelen rascarse enérgicamente para saciar la molestia ocasionada.

El análisis temprano es esencial para minimizar los posibles daños. Entre los alimentos que logran activar una alteración alérgica se encuentran: los huevos, los lácteos, la soja, el trigo, el maíz, el pollo, el pescado, etc.

También te puede interesar este artículo:  ¿Por qué mi gato me toca la cara?

A través de las pruebas de alergia se logra comprobar las diferentes respuestas inmunológicas del gato frente a los alérgenos.

Después de dar con un diagnóstico, el veterinario podrá recomendarle una dieta específica, que diseñará en función del organismo de tu gato, incluyendo los alimentos esenciales sin perjudicar su salud.

En cuanto al tratamiento, los gatos responden muy bien a corticoides .Sin embargo, por sus reacciones secundarias, se debe buscar otras opciones terapéuticas o más naturales, así sea más lento el tratamiento.

Recuerda que este artículo es informativo y siempre lo debes consultar con tu veterinario antes.

Remedios y consejos

La principal recomendación es salvaguardar a nuestro gato de parásitos, colocándole  un collar repelente o aplicándole líquido repelente (en España se conoce cómo “pipetas”). O usando un champú repelente también es buena opción, claro está, si es un gato de los que le gusta el baño.

El control de parásitos a través del uso preventivo de antiparasitarios especial para gatos, para reforzar su sistema inmunológico

También te puede interesar este artículo:  Cuidados de un gatito bebé

Es más beneficiosa darle una alimentación casera y natural, que permita vigilar las fuentes de proteína y excluir aditivos químicos dañinos de su organismo. Brindar una alimentación óptima y adecuada.

Mi gato se rasca mucho, quizás  se deba a algo sencillo o  se trate de algún diagnostico mucho más confuso. Por lo que, para evitar males mayores, es siempre recomendable que tu gato reciba una atención especializada y personalizada por parte de su veterinario de cabecera.

Espero que esta información te haya aportado y haya sido de ayuda. ¡Compártela con tus amigos y en redes sociales para que más catlovers tengan acceso a estas pautas para cuidar de nuestros pequeños felinos!

Deja un comentario