Lecho higiénico mascotas

Peligros de ser tan limpios⚠️

Si tienes amigos bigotudos en casa, estoy segura de que su empeño por permanecer siempre limpios no ha pasado desapercibido…

Y es que los felinos dedican gran parte de su tiempo a acicalarse, empleando la lengua y las patitas delanteras entre 7 y 12 horas al días, lo que convierte esta rutina de autolimpieza en la actividad a la que, tras dormir, dedican más tiempo.

Esto es buena señal, ya que si nuestro gato no se asea suele ser síntoma inequívoco de que está enfermo y deberíamos acudir rápidamente al veterinario.

No obstante, este afán por la limpieza encierra un peligro del que pocos dueños son conscientes: las consecuencias de la acumulación de las bolas de pelo🙀

De tanto lamerse, el animal acaba ingiriendo parte de su pelaje y formando bolas en el aparato digestivo. Podemos distinguir 3 niveles:

  • Si las bolas son realmente pequeñas, el animal las eliminará a través de las heces.
  • Cuando estas se hacen más grandes, el gatito podría experimentar molestas arcadas y expulsarlas a través del vómito.
  • Cuando las bolas de pelo muerto crecen todavía más de tamaño, pudiendo superar los 12 cm. de diámetro, el minino no es capaz de eliminarlas por sí mismo y esto supondría un bloqueo del tracto intestinal, lo que podría poner en peligro la vida del animal e implicaría una cirugía de urgencia.

 

¿Cómo detectar los síntomas?

Si el gato tiene demasiado pelo muerto atascado en el intestino, comenzará a presentar molestos síntomas como decaimiento y apatía, arcadas frecuentes, vómitos y estreñimiento.

En este caso, se debe llevar urgentemente al minino a un veterinario para someterlo a una revisión y diagnóstico.

 

 

¿Cómo evitarlo?

A pesar de los peligros que pueden derivar de esta rutinaria limpieza gatuna, nunca se ha de impedir el aseo diario del animal, pero sí podemos tomar otras medidas.

  • Debemos cepillar a nuestro gatito enérgicamente y con frecuencia, para retirar así la mayor cantidad de pelo muerto.
  • Además del cepillado, debemos suministrarle periódicamente malta, como si se tratase de una golosina. La malta para gatos es una pasta de color similar a la miel y textura más densa. Está compuesta por aceites y grasas vegetales, extracto de malta, derivados lácteos, levadura, vitaminas y fibra, lo que favorecerá el tránsito y la posterior evacuación.
  • Por último, también podemos encontrar piensos que incluyen compuestos como los mencionados anteriormente, lo que ayudará a favorecer el tránsito.

 

Recuerda… ¡Un gatito sano es un gatito feliz! ❤️

Deja un comentario