gatos

¿Cómo alimentar a un gato recién nacido?

Siempre se recomienda que los gatitos que acaban de nacer permanezcan junto a su madre hasta aproximadamente sus 10 semanas de vida, esto es lo ideal y lo correcto.

Principalmente porque la leche de la madre es la mejor opción para alimentar a los pequeños que acaban de llegar al mundo, sin embargo, hay ciertas circunstancias que no dejarán que esto sea posible. Podría ocurrir que los gatitos recién nacidos sean rechazados por su madre, o que simplemente hayan quedado huérfanos.

Es ahí cuando nos vemos en la necesidad de cuidar de los gatitos recién nacidos y surgirá la duda de ¿Cómo alimentar a un gato recién nacido?

La leche materna aportará los nutrientes necesarios para el correcto crecimiento y desarrollo del gatito y de su sistema inmune.

Sin embargo, para los casos en los que esta no es una opción, no queda otra que aprender a alimentarlos y cuidarlos adecuadamente. En este post, te explicaremos como puedes hacerlo correctamente, así que continúa con nosotros hasta el final.

Para cuidar también de su salud, asegúrate de utilizar la >> arena de pellets natural para gatos

¿Qué come un gatito recién nacido?

La primera leche que les da su mamá se conoce como calostro y contiene las proteínas necesarias para crear las primeras defensas inmunológicas en los recién nacidos.

Es importante que, si los gatitos pueden permanecer junto a su madre en sus primeros dos meses de vida, lo hagan, ya que no es bueno alejarlos de ella. Esta será capaz de proporcionarles todos los cuidados que los gatitos necesitarán, empezando por la alimentación, con su leche bastará y sobrará para que estén bien nutridos.

Sin embargo, si se trata de camadas grandes, debemos prestar atención a que todos mamen lo necesario, y que crezcan y suban de peso adecuadamente.

Lo ideal es que los gatitos se alimenten de leche materna como mínimo hasta sus ocho semanas de vida.

Destete de los gatos

Si bien la leche materna es fundamental en la alimentación de los gatos recién nacidos, llega un momento en el que ya deberán comer cosas más sólidas.

La edad ideal para que inicie este proceso es a las 4 semanas de nacidos los gatitos, de hecho, si cuentan con su madre, esta se encargará de destetarlos, de hacer que los pequeños se interesen por otras comidas, pero tú también puedes ayudar en este proceso, y vigilar que la gata no lo haga antes de tiempo.

Como se sabe, los gatos cuando son muy pequeños dependen totalmente de sus madres, es por esto que puedes iniciar separándolos por algunas horas al día, para que los gatitos comiencen a independizarse. Eso sí, cuida de no hacerlo de una forma muy brusca.

Paciencia y mucho cariño

Esto puede generar efectos negativos tanto en la madre como en los pequeños, ellas pueden deprimirse o tomar una actitud agresiva contigo, actitud que sus pequeños pueden imitar, recuerda que durante esa etapa aún están aprendiendo a socializar.

Para conseguir que vayan olvidándose poco a poco de la leche de su madre y se vayan acostumbrando a otro tipo de alimento distinto a la leche, puedes colocar cerca de su camita unas 2 o 3 veces al día un poco de comida húmeda especial para gatos cachorros.

Ellos por curiosidad se acercarán a ella, una vez que se interesen por esta y comiencen a probarla, puedes comenzar a dejarles agua fresca.

También te puede interesar este artículo:  Cuidados de un gatito bebé

Posteriormente, una vez ya estén un poco más adaptados, podrás cambiar la comida húmeda por pienso especial para gatos cachorros. Es recomendable al principio humedecer el pienso un poco para que se les facilite comerlo. Una vez se hayan adaptado, puedes dejar de humedecer el pienso.

Recuerda que este proceso se debe hacer poco a poco, y no todos los gatos tendrán la misma adaptación. Con unos será más fácil, con otros no tanto.

¿Cómo puedo alimentar un gato pequeño?

Hay ciertas circunstancias que hacen que tengas que asumir el cuidado de pequeños gatitos, como, por ejemplo, que estos queden huérfanos o que los hayas encontrado perdidos.

Debes saber que esto es algo muy delicado y que, como con todo bebé, los gatitos recién nacidos necesitan de cuidados especiales.

A estos solo se les puede alimentar con leche, sin embargo, la leche de vaca no es la más indicada para ellos, a la mayoría les resulta dañina.

Es por eso que existen leches especiales para gatitos recién nacidos. Si bien no es tan completa como la materna, esta podrá cubrir las necesidades nutricionales del pequeño.

Si se te hace muy difícil conseguir estas leches especiales, puedes utilizar el agua de arroz. Esta no será un problema para el sistema digestivo de tu pequeño gatito, pero sólo como medida de urgencia temporal para evitar que se deshidraten.

Los gatos recién nacidos necesitan ser alimentados al menos un poco cada hora hasta que sean capaces de abrir los ojos. Para alimentarlos debes tener un biberón con una tetina especial para gatos bebés, esta facilitará a los pequeños comer. También puedes utilizar una pequeña jeringa, deja unas gotitas en su hocico para que estos la puedan tomar.

También te puede interesar este artículo:  Bolas de pelo en los gatos. Un problema serio

Debes asegurarte de esterilizar lo que utilices para alimentar a los gatitos, para evitar cualquier riesgo de enfermedad.

La cuarta semana es clave

Al llegar a la cuarta semana ya podrás comenzar a añadir alimentos sólidos en a la dieta de tu gatito, poco a poco, puedes seguir los pasos que te comentamos anteriormente, en el apartado del destete.

Puedes intercalar la leche con alimentos húmedos y piensos blandos adecuados a la edad de tu gatito y a las necesidades nutricionales que estos tienen.

Mientras el gatito sea cacharro, es decir, mientras no supere las 8 semanas, debe ser alimentado varias veces al día.

Cuando vayas a alimentarlo, asegúrate de hacerlo en un lugar cómodo y tranquilo, puedes colocar un cojín o manta sobre tus piernas, poner al gatito sobre ella con su panza apoyada y aliméntalo con cariño y dedicación.

Alimentar a un gato recién nacido. Las tomas y cantidades

Debes dar de comer a tu pequeño minino de forma frecuente, es decir, varias veces al día. La cantidad de veces dependerá de la edad que tenga, pero no debería ser superior a 20 tomas.

Se recomienda que le des de comer entre 4 y 8 veces al día, cada 6 horas o menos, pero sin superar un máximo de 6 horas entre toma y toma.

Debes saber que a medida que tu gatito vaya creciendo la frecuencia de alimento irá disminuyendo, eso sí, la cantidad por toma aumentará, esta debe estar entre los 10 y los 20 ml.

También te puede interesar este artículo:  Cuál es la mejor arena para gatos

Cuidados complementarios de un gatito recién nacido

Si bien cómo alimentar a un gato recién nacido es algo de mucha importancia, también existen otros factores que influyen mucho en su buen desarrollo. Otros factores de importancia en su correcto cuidado son los siguientes:

Cuando los gatos son muy pequeños, estos no son capaces de regular su temperatura por sí mismos, es por ello que debes proporcionarle un sitio lo suficientemente cálido.

Lo ideal es que la temperatura en donde se encuentre el gato esté entre los 20 y 25°C, para ello se puede utilizar una mantita térmica en su nido, con mucho cuidado.

Se colocan varias toallas sobre ella para evitar el contacto tan directo con la piel del gatito para no quemarlo, si hace demasiado frío se puede arropar con un mantita.

En cuanto a la humedad, esta debe encontrarse entre el 55 y el 65%, para ello puedes colocar algunos recipientes con agua alrededor del nido, para mantener las mucosas del gatito hidratadas.

Otro factor importante a tener en cuenta es el peso del gato, será necesario mantenerlo controlado, por lo que se recomienda pesarlo diariamente.

Lo más normal es que el gatito en su primer mes de vida aumente entre 15 y 30 gramos por día. Sí es así podrás saber que lo estas alimentando adecuadamente. Después de las primeras dos semanas, el gatito tenderá a aumentar entre 50 y 100 gramos por semana.

Y es así como hemos llegado al final de este post, que esperamos te haya sido de gran ayuda y te haya aclarado cómo alimentar a un gato recién nacido.

Si tienes algo que añadir, te invitamos a dejar tu comentario, y si crees que servirá a alguien más esta información, no dudes en compartirla.

Deja un comentario