gatos

¿Cómo jugar con mi gato? ideas y recomendaciones

¿Cómo jugar con mi gato? Seguro que alguna vez te lo has preguntado y lo cierto es que es importante que juegue, sobre todo si éste se pasa muchas horas durmiendo y con poca actividad.

Si tienes un gato en casa, uno de sus cuidados pasa por proporcionarle momentos para jugar, ya sea directamente contigo, como con objetos que cumplan esta función. Esta es una parte clave en la «socialización» de un gato y en el desarrollo de sus capacidades cognitivas dentro de tu casa.

En la naturaleza, el gato entiende la caza no solo como una forma de alimentarse, sino que en muchas ocasiones jugará con su presa antes de formar parte de su dieta.

De ahí que los gatos domésticos sigan teniendo esa aptitud depredadora, por lo que se mantendrá receptivo a todas aquellas cosas que pueda atrapar y “cazar” con sus uñas y boca. Es una cuestión de instinto natural.

Jugar con tu gato o proporcionarle formas de hacerlo le aportará una estimulación extra y le ayudará a estar activo, reduciendo sus niveles de estrés y estableciendo lazos sociales contigo, pues en la naturaleza, mediante el juego cuando son cachorros, es como aprenden a establecer jerarquías y vínculos entre sus iguales.

Siempre que tu gato se muestre receptivo, jugar con él es una práctica positiva. Sigue leyendo para conocer qué formas de jugar con los gatos puedes poner en práctica.

Quizás también te pueda interesar: La arena Ecológica que hará feliz a tu gato

Jugar con los gatos estimula su inteligencia

Si ponemos en práctica determinado juegos de interior con ellos, puede ser muy beneficioso para estimular su inteligencia y que sean más receptivos a ciertos estímulos.
Por ejemplo, el uso de catnip en juguetes que pueden atrapar, harán que pasen mucho tiempo con ellos, jugando a cazarlos, para después frotarse y revolcarse.

Debemos de utilizarlos de manera puntual, para que no se cansen y guardarlos en un sitio seguro. Los gatos, al igual que los humanos, si juegan mucho tiempo con un juguete, puede llegar un momento que directamente lo ignoren y les deje de llamar la atención. El momento del juego puede reforzarse con un estímulo positivo, por ejemplo, un poquito de esa latita que tanto le gusta.

Quizás también te pueda interesar: Mi gato me ataca ¿por qué lo hace?

Juguetes interactivos o clásicos

En tu tienda favorita de mascotas podrás encontrar una gran variedad de juegos destinados especialmente para los gatos.

Los hay con bolas, que emiten sonidos y luces, para que las persigan. Comederos que ponen en práctica sus habilidades y paciencia a la hora de conseguir su snack favorito. Incluso existen rascadores que se complementan con algún objeto tipo caña, para que rasquen con las uñas, a la vez que atrapan su objeto favorito.

Recuerda que también puedes crear sus propios juguetes. A veces una caja de cartón con diferentes entradas y salidas, y bolitas de papel adentro, puede convertirse en el mejor juguete para los gatos.

También una bolsa de papel (sin asas por seguridad) dentro de una caja de cartón, puede convertirse en todo un «parque de atracciones» para nuestros peques gatunos.

 Quizás también te pueda interesar: ¿Cuál es la mejor arena para gatos?

Crear tu propio circuito de agilidad

Esto ya es un nivel avanzado, pero con el entrenamiento adecuado, puedes conseguir que tu gato realice su propia carrera de obstáculos.

Esto se consigue con mucha paciencia y premios en forma de snack. El circuito supone un reto para tu gatito pero este se verá incentivado a superarlo cuando sabe que la recompensa es su “chuche favorita”.

Puedes hacer el nivel de sencillo a complejo, según la aptitud de tu gato, pero lo que está claro es que le ayudará a hacer ejercicio y estimular su memoria a corto plazo. Anímate a probarlo.

Evitar jugar con tu gato con las manos

Algunos gatos pueden interpretar que, al jugar con ellos directamente con nuestras manos, los estamos atacando, por lo que en algún caso pueden llegar a mordernos.

Por eso es siempre recomendable que utilicemos algún objeto entre nosotros y nuestro gato.

Por ejemplo: una cuerda, una caña con un juguete, un trocito de cartón e incluso una pelota con cordel pueden ser formas de estimularlos sin estar en contacto directo con ellos.

 Quizás también te pueda interesar: ¿Sabías que los pellets son un lecho ecológico y sostenible?

De esta manera, el minino morderá y atrapará con sus uñas el objeto, descargando sobre este su “ira y energía” , sin riesgo de llevarnos un arañazo o un mordisco.

A tener en cuenta en los juegos con un gato

Tenemos que revisar bien todos los juguetes con los que juega y ver si está en condiciones de ser utilizado para ese uso.

Ante cualquier duda de que pueda ocasionar un problema para nuestro gato, debe ser retirado. También debemos observar la forma en que juega con ellos, por si lo hacen de una forma indebida.

Como ves, jugar con tu minino es una práctica que aporta muchas cosas buenas, a pesar de que muchas veces caigamos en la rutina de no hacerlo. Dedica 1o minutos todos los días para jugar con tu gato, será un experiencia enriquecedora para ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *